Espejos en las relaciones

pareja-playa

En esta temporada del tránsito de los nodos por el eje Aries (el Yo) – Libra (el otro), me pareció interesante compartirles unas reflexiones acerca de cómo las relaciones buscan lograr el balance compensando excesos y/o carencias.

Las relaciones son un aprendizaje constante porque casi siempre nos estamos proyectando  nivel inconsciente y nuestra pareja es nuestro espejo predilecto.

Muchas relaciones nos muestran ciertas cualidades que vibran en la polaridad contraria a la nuestra y que quizás debemos hacer un esfuerzo por integrar para estar más centrados.

Es lógico pensar que si soy una persona muy empática con cierta tendencia a darlo todo por mi pareja, atraeré a mi vida personas egoístas.

Si mi pareja es egoísta, significa que hasta cierto punto he reprimido mi egoísmo por juzgarlo como algo negativo y en la relación no me estoy priorizando.

Seguramente hago cosas por el otro que no siempre quiero realmente hacer y muchas veces dejo de lado mis intereses, necesidades y deseos.

Mi pareja me enseña, a modo de espejo, que necesito ser un poquito más egoísta.

De esta forma, el Universo me pone frente aquellas características que necesito integrar si pretendo estar en equilibrio.

Si mi pareja me engaña, es muy probable que yo me estuve engañando a mí mismo(a) porque desde la consciencia no-dual, el otro siempre me muestra algo personal. Eso no quiere decir que soy responsable por las decisiones que toma mi pareja en forma unilateral sino mas bien que hay un punto de ceguera o de “no querer ver” una realidad que, aunque haya estado oculta, energéticamente se estaba sintiendo y manifestando.

Si mi pareja me traiciona, debo comenzar a ser fiel a mis necesidades.

Si mi pareja es agresiva verbal o físicamente, es posible que lleve mucho tiempo reprimiendo mi enojo y mi capacidad de poner sanos límites al entorno.

Mi pareja me enseña que, de vez en cuando, necesito dejar salir mi enojo en la dosis justa y en el momento oportuno para generar mayor equilibrio y bienestar en mi vida

Si mi pareja opina de todo y no escucha mi forma de pensar, significa que necesito, en algunos casos, dejar de escuchar tanto a los demás y darle valor a mi opinión.

Si mi pareja busca ser centro de atención todo el tiempo y eso me molesta, significa que yo guardo internamente la necesidad de mostrarme y brillar con mi propia luz, pero probablemente me lo estoy reprimiendo por miedo o mandatos subconscientes.

Si mi pareja es conflictiva o pelea todo el tiempo, quizás yo estoy evadiendo demasiado los conflictos y necesito aprender de él o ella: algunas veces una discusión oportuna puede ser muy útil para generar un equilibrio y tranquilidad posteriores.

Si mi pareja es muy emocional y eso me molesta, significa que en cierta medida necesito conectar más con mis emociones.

Espero que estas reflexiones sobre cómo somos espejos en nuestras relaciones, te ayude a comprender tu relación de pareja o con algún “otro”.

 

Saludos,

 

María Elena

Sobre el autor del artículo María Elena Trujillo

Soy psicóloga, astróloga y coach. En el proceso e integrado varios enfoques lo cual me permite comprender ciertas experiencias de vida no frecuentes ni comunes para todos. Entiendo que hay diversas formas de ser y de estar en el mundo. Mi propósito es apoyarte y acompañarte en el proceso del descubrimiento de tí mismo, de aceptarte tal cual eres y mostrar cómo usar tus habilidades, capacidades y dones en tu propio beneficio. La meta es que logres conocerte más a tí mismo para desarrollar mayor coherencia, armonía, prosperidad, amor y agradecimiento por la vida.

Participa y deja tu comentario: