LOS MITOS ASOCIADOS A LOS ELEMENTOS

LOS MITOS ASOCIADOS A LOS ELEMENTOS2

 

Los 4 elementos son las fuerzas vitales que constituyen la creación entera que los sentidos físicos pueden percibir.

Abarcan todo lo que normalmente percibimos y experimentamos.

En astrología los cuatro elementos en los que se basa la experiencia humana (tierra, agua, aire y fuego), son las diferentes formas en que abordamos las experiencias.

El elemento tierra nos da el enfoque de lo pragmático, de la realidad, de la percepción y del trabajo concreto y la conexión con lo cíclico de la vida, lo más instintivo y terrenal.

En el elemento agua, la experiencia estriba en lo emocional, en el sentimiento y el trabajo con nuestros deseos y emociones.

El elemento aire, que corresponde a nuestra parte mental, se relaciona con la volatilidad, las ideas y razonamientos y los caminos opuestos que nuestra mente puede percibir.

En el elemento fuego la experiencia nos lleva a la aspiración, la intuición y la visión heroica, es el dar sentido a lo que uno vive.

Los mitos astrológicos tienen diferentes enfoques, según la cualidad del signo al que se asocian, y aunque nos hablan siempre de nuestro crecimiento y de cómo afrontar los problemas, hay muchos mitos que se parecen aunque sus historias y personajes sean diferentes.

Esta unidad de dirección o de tipo de trabajo la podemos ver en los mitos que corresponden a los distintos elementos.

Si empezamos por la Tierra, en el signo de Tauro el mito nos habla de pasiones e instintos y de la forma de encontrar recursos en uno mismo. En el signo de Virgo vemos un mito en el que se nos describe el proceso cíclico de las estaciones y la catástrofe que le puede sobrevenir a todo ser humano por ir a contracorriente y no aceptar lo que es necesario vivir en cada momento. En Capricornio, nos encontramos ante la evidencia de que hace falta que algo muera para que algo nuevo renazca, así como poder aprender de lo viejo para dar un empuje a lo joven.

Si miramos los mitos de los signos de Agua, veremos que en el signo de Cáncer afrontamos las dependencias y lastres y cómo nuestras emociones desatadas pueden destruirnos o transformarnos. En Escorpio, el mismo trabajo de Cáncer se hace más manifiesto y el proceso es la regeneración de los sentimientos negativos; en cambio en Piscis tratamos de llegar con nuestras emociones a lo más alto que puede llegar el ser humano a través de la entrega, la compasión y la aceptación.

Al entrar en los mitos de los signos de Aire vemos que en Géminis el trabajo es ver la dualidad, la luz y la sombra existentes en toda experiencia humana. En Libra seguimos con esa dualidad, pero tenemos que elegir un camino y comprometernos con él; y en Acuario miramos al futuro y vemos la promesa y la dificultad de ir más allá de lo puramente humano.

Por último, en los mitos de Fuego vemos que en Aries se trata de recuperar el poder perdido, de volverse como un niño y encender la chispa del fuego interior. En Leo el trabajo es con el propio corazón, la gesta que supone el darle apertura, el abrirnos al amor; y en Sagitario uno debe aprender que está ligado a leyes humanas aunque pueda intuir la grandeza a la que podemos llegar.

Todo esto es una buena pista para nosotros ya que podemos ver, según la dirección de nuestra carta natal o el momento que estemos atravesando, el tipo de experiencia que necesitamos vivir.

Por ejemplo, si alguien tiene destacado en su carta el elemento fuego, es natural que se tome la vida como un acto heroico y que necesite recuperar en su interior la conexión con la intuición y la apertura de corazón. Pero si la experiencia del momento, es decir, por tránsito o progresión, le está apuntando aspectos del elemento tierra, es necesario que tenga paciencia en esa heroicidad, que se tome el consabido descanso del guerrero y atienda a sus necesidades, ya que si es invierno, por ejemplo, no es un buen tiempo para emprender nada, pues la naturaleza está diciéndonos que interioricemos y esperemos a que la circunstancia de buen tiempo nos sea más propicia.”

Un saludo

María Elena

Fuente: «Astrología y Mitología» de Teresa Andreu.

Comparte si te ha gustado
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Sobre el autor del artículo María Elena Trujillo

Soy una persona con experiencia de vida y entiendo que hay diferentes formas de ser y de estar en el mundo. Te ayudo a aceptarte a ti mismo(a) y a sentir amor y agradecimiento por la vida.

Participa y deja tu comentario: