Cuidado emocional

Cuidado emocional - Asana

Ante cualquier realidad que estemos viviendo, es importante preguntarnos si puede estar afectando nuestra salud emocional.

Existen síntomas físicos y psíquicos que se deben  tomar  en cuenta. Por ejemplo, cuando tenemos fiebre presentamos síntomas característicos: elevada temperatura, dolor de cabeza, cansancio, dolor corporal, etc.

En situaciones de stress presentamos igualmente síntomas que muchas veces no identificamos: malestar, desánimo, frustración, baja autoestima, intranquilidad, desconfianza, etc.

 Sintomatología psicológica que constituye un alerta para tomar en cuenta

  • Reducción de actividades habituales debido al estado de ánimo: Ej. jugabas dominó y ya no lo haces, Ibas para el Gym y ahora no.
  • Alteración de la actividad sexual.
  • Alteración del patrón del sueño o del apetito: el trastorno del sueño se puede presentar de tres maneras: a) dificultad en conciliar el sueño, b) despertarse muchas veces en la noche, c) conciliar el sueño, pero despertarse a las 3 am y no volver a dormir. En cualquiera de los casos el cuerpo y la psique no descansan.

Sintomatología que indica que el stress ha empeorado

  • Dificultad en tomar decisiones.
  • Intolerancia hacia cualquier situación.
  • Problemas de concentración, memoria, o atención.
  • Apego excesivo hacia una persona, actividad u objeto.
  • Agresividad física y verbal.
  • Presencia de angustia generalizada y paralizante.
  • Estados de ansiedad constante, excesiva preocupación por el futuro.
  • Fobias, trastornos de pánico.
  • Pensamientos catastróficos, negativos o desesperanzadores.
  • Aparición de síntomas psicosomáticos: dolores de cabeza, mareos, alergias, diarreas, gastritis.
  • Rompimiento de lazos afectivos: familiares, de amigos, de compañeros de  trabajo, de vecinos etc.

Recomendaciones

  • Ante el insomnio descansar, mantener un horario para acostarse a dormir y cuidar de tener un ambiente óptimo. Ej. Temperatura fresca, no tener ruidos, no ver ni leer noticias.
  • Actividad física y de ocio. Recrearse, entretenerse, distraer la mente de la situación que nos provoca angustia.
  • Tratar de volver progresivamente a las actividades habituales.
  • Estar atentos a nuestras reacciones emotivas y evitar descargarlas al entorno que nos rodea.
  • Controlar la intolerancia e impaciencia con las personas o las situaciones.
  • Reducir el consumo de alcohol, estimulantes y cigarrillos.
  • Practicar relajación, yoga, pilates y/o meditación.
  • Buscar grupos de amistades y de apoyo.

 

Para no caer en la confrontación

  • Mantener la calma, propiciar el diálogo.
  • Evitar el aislamiento, buscar comunicación, intercambio de puntos de vista.
  • Defender los derechos.
  • Ser más tolerante, más flexible, escuchar al otro y no emplear calificativos.
  • Tratar de buscar puntos comunes o de coincidencia.

 

Para manejar la información que llega

  • Usar la información de forma racional.
  • No seguir cuentas que inciten a la violencia.
  • Verificar los mensajes recibidos antes de difundirlos.

 

Para manejar la situación cuando hay niños

  • Conservar su rutina.
  • Darles la información que pidan en forma equilibrada.
  • Evitar conversaciones subidas de tono.
  • Escuchar y responder en forma serena.
  • Seleccionar los programas de TV o redes.
  • Aumentar las actividades de recreación.
  • Compartir tiempo en familia para brindarles seguridad y confianza.
  • Aprovechar las situaciones para enseñarles valores de respeto tolerancia y aceptación.

 

 

Finalmente, siempre es bueno valorar la posibilidad de acudir a un profesional que sirva de acompañamiento en los momentos de intenso stress. Es posible que te ayude a canalizar aquellas conductas que no puedes controlar o que salen súbitamente generando más problemas. Recuerda que el solo hecho de contar con la ayuda de un especialista, ya es un paso adelante. Conversar sobre los que te preocupa, o te hace daño con la guía de un buen terapeuta, aumenta la conciencia acerca de tus puntos fuertes y débiles que, con el apoyo psicoterapéutico podrás equilibrar.

SERVICIO-PSICOLOGIA Y COACHING-2

 

Autor: María Elena Trujillo H.

Sobre el autor del artículo María Elena Trujillo

Soy psicóloga, astróloga y coach. En el proceso e integrado varios enfoques lo cual me permite comprender ciertas experiencias de vida no frecuentes ni comunes para todos. Entiendo que hay diversas formas de ser y de estar en el mundo. Mi propósito es apoyarte y acompañarte en el proceso del descubrimiento de tí mismo, de aceptarte tal cual eres y mostrar cómo usar tus habilidades, capacidades y dones en tu propio beneficio. La meta es que logres conocerte más a tí mismo para desarrollar mayor coherencia, armonía, prosperidad, amor y agradecimiento por la vida.

Participa y deja tu comentario: