El 2024, un año de transición hacia otro paradigma

Lo viejo y lo nuevo

El año 2023 ha estado marcado por una serie de movimientos astrológicos de configuraciones planetarias que anuncian cambios importantes que se extenderán hasta el 2026.
En el 2024 tenemos la entrada definitiva de Plutón en Acuario, un evento que puede moldear a la sociedad en una forma diversa y profunda.
Además, también contaremos con la presencia de Saturno y Neptuno en Piscis, en un encuentro que intensifica nuestra conexión espiritual y profundiza nuestra sensibilidad emocional.
Urano y Júpiter en Tauro traen una revolución financiera y una nueva perspectiva sobre el valor material. Además, Júpiter entrará en Géminis en la segunda mitad del año, creando un clima más sociable y comunicativo.
Aunque estamos hablando de predicciones para el 2024, es importante resaltar que, a partir del 2025, Saturno y Neptuno al igual que Plutón, cambian de signo, lo que le da al 2024 la característica de ser un año de cierre de ciclos astrológicos.

El cambio definitivo de Plutón
Plutón fue el primero de los planetas transpersonales que inició la transición de un signo a otro. Su viaje comenzó en marzo del 2023, cuando entró por primera vez en el signo de Acuario, y finalizará en noviembre del 2024, mes que marca el cambio definitivo de Plutón, dando por finalizados los 16 años en Capricornio e iniciando nuestra experiencia de los próximos 20 años en Acuario. Esta influencia puede desencadenar un profundo cambio social, con un mayor enfoque en la igualdad, los derechos humanos y la sostenibilidad.
La entrada de Plutón en Acuario marca una fase apasionante y revolucionaria en nuestra evolución tecnológica y social. Acuario es un signo que valora la innovación, la cooperación global y la búsqueda de soluciones creativas.
Podemos esperar avances significativos en inteligencia artificial, el desarrollo de tecnologías futuristas y la creación de un metaverso cada vez más integrado en nuestras vidas.

El viaje final de Neptuno en Piscis
Neptuno en Piscis nos invita a explorar nuestras profundidades emocionales, abrazar nuestra espiritualidad y nutrir nuestra creatividad.
Las previsiones para el 2024 indican que podemos esperar una intensificación de estas influencias. La compasión y la empatía tienden a ser fundamentales cuando buscamos comprender las necesidades de los demás y trabajar para hacer del mundo un lugar mejor.
Las expresiones artísticas y espirituales seguirán prosperando y la gente podrá encontrar nuevas formas de canalizar su creatividad e intuición.
El 2024 es una buena temporada para honrar y celebrar el legado de Neptuno en Piscis, antes de embarcarnos en el próximo viaje espiritual que traerá un cambio en la dinámica energética en abril del 2025, cuando cambia su energía porque ingresa al signo de Aries.

Los movimientos de Saturno, formando el futuro 
Saturno entró en Piscis en marzo de 2023, donde permanecerá hasta mayo del 2025, cuando inicia su transición hacia Aries.
Bajo la influencia de Saturno en Piscis, nuestro enfoque de la espiritualidad, la responsabilidad emocional y la compasión se pone a prueba y se refina. Este período nos desafía a establecer límites saludables en nuestras relaciones y a asumir la responsabilidad de nuestras emociones.

La conjunción Saturno-Neptuno
En el 2024 Saturno y Neptuno estarán cerca durante todo el año, especialmente en la fase de transición de ambos a Aries en el 2025. Este encuentro promete una interacción única entre la disciplina de Saturno y la espiritualidad de Neptuno.
Durante este período se destacarán cuestiones relacionadas con la búsqueda de un propósito de vida, la responsabilidad espiritual y la transformación profunda.
En el 2024, mientras ambos planetas se preparan para entrar en Aries, podemos anticipar cambios significativos en la forma en que asumiremos nuestras responsabilidades y en cómo resonamos más con nuestra espiritualidad y nuestro propósito de vida.

La revolución de Urano en Tauro
Las predicciones para el 2024 indican la posibilidad de presenciar cambios inesperados en las finanzas globales y una creciente conciencia sobre temas relacionados con la sostenibilidad y el uso responsable de los recursos naturales.
Es importante señalar que la entrada de Urano en Géminis en el 2025 traerá una transformación significativa en la forma en que abordamos la tecnología, la educación y la comunicación. Por lo tanto, el año 2024 es una fase de preparación para una mayor agilidad mental y creatividad en el campo de la comunicación y la tecnología.

Ampliando los horizontes con Júpiter
En mayo del 2023, Júpiter entró en el signo de Tauro, donde permanecerá hasta abril de 2024. En este camino, Júpiter trae una influencia de expansión y crecimiento a cuestiones relacionadas con los valores, las finanzas y la seguridad material. Por tanto, la búsqueda de estabilidad y seguridad financieras es un área importante.

La conjunción Júpiter-Urano
El 20 de abril del 2024 se produce la conjunción de Júpiter con Urano, que es muy significativa, ya que combina la expansión y el optimismo de Júpiter con la característica revolucionaria e impredecible de Urano.
Podemos esperar sorpresas y giros en el ámbito financiero y en materia de valores personales. Esta conjunción es una invitación a abrazar el cambio y la innovación en el tema financiero y en nuestra sensación de seguridad.

La entrada de Júpiter en Géminis
Después de la conjunción con Urano, Júpiter, el 25 de abril ingresa en Géminis, un signo vinculado con la comunicación, el aprendizaje y el intercambio de información. Por lo tanto, podemos esperar que las oportunidades de crecimiento estén relacionadas con la ampliación del conocimiento, el desarrollo de habilidades comunicativas y la búsqueda de nuevas experiencias intelectuales.

Resumiendo, el año 2024 en términos generales es un año de cierre de capítulos a nivel social y de preparación para grandes cambios que se manifestarán a partir del 2025 con la entrada de Saturno (mayo del 2025) y Neptuno (abril del 2025) en Aries, signo de los inicios. La energía de Júpiter guiará el viaje desde el signo de Géminis, indicando la necesidad de movilidad, cambio y apertura en nuestras relaciones sociales y en nuestros proyectos profesionales.

Bienvenido el año 2024 y las experiencias evolutivas de apertura.

¡Un caluroso abrazo y feliz año 2024!

 

María Elena Trujillo Hildebrand

 

 

¡Comparte si te ha gustado!

Sobre el autor del artículo María Elena Trujillo

Soy psicóloga, astróloga y coach. En el proceso e integrado varios enfoques lo cual me permite comprender ciertas experiencias de vida no frecuentes ni comunes para todos. Entiendo que hay diversas formas de ser y de estar en el mundo. Mi propósito es apoyarte y acompañarte en el proceso del descubrimiento de tí mismo, de aceptarte tal cual eres y mostrar cómo usar tus habilidades, capacidades y dones en tu propio beneficio. La meta es que logres conocerte más a tí mismo para desarrollar mayor coherencia, armonía, prosperidad, amor y agradecimiento por la vida.

Participa y deja tu comentario: