La misión de cada signo

SIGNOS

El astrólogo Martin Schulman, en su libro “Karmic Astrology: the Moon’s Nodes and Reincarnation”, publicado en 1977, explica muy bien las misiones de cada signo a través de una metáfora que combina la astrología con la conexión espiritual y divina.

“Y era la mañana cuando el Creador se detuvo frente a sus doce hijos e implantó en cada uno la semilla de la vida humana. Uno por uno, se acercaron a Él para recibir su regalo”.

Misión de Aries: “A ti, Aries, concedo la primera y más importante semilla para que tengas el honor de plantarla. Por cada semilla que plantes, otras se multiplicarán en tus manos. Tú serás el primero en penetrar en el suelo de la mente humana, llevando mi idea. Pero no te corresponde a ti alimentar y cuidar esta idea, ni cuestionarla. Tu vida es acción, y la única acción que te asigno es dar el primer paso para hacer que los hombres sean conscientes de la creación. Por este trabajo, te concedo la virtud del respeto por uno mismo”.

Misión de Tauro: “A ti, Tauro, te concedo el honor de transformar las semillas en sustancia. Tu tarea es grande, requiere paciencia, ya que debes hacer crecer todo lo que se plantó para que las semillas no sean dispersadas por el viento. No debes cambiar de opinión a mitad de camino ni depender de otros para ejecutar lo que te pido. Por eso, te concedo el don de la fuerza. ¡Trata de usarlo sabiamente! “.

Misión de Géminis: “A ti, Géminis, te daré preguntas sin respuestas, para que puedas llevar a todos la comprensión de lo que el hombre ve a su alrededor. No sabrás por qué existen los hombres, hablan o escuchan, pero en tu búsqueda incansable de respuestas, encontrarás el don especial que te concedo: el conocimiento”.

Misión de Cáncer: “A ti, Cáncer, te asigno la tarea de enseñar a los hombres la emoción. Mi idea es que provoques risas y lágrimas en ellos, para que todo lo que vean y sientan se convierta en alegría y plenitud interior. Por eso, te concedo el don de la familia, para que tu plenitud pueda multiplicarse y vivirse entre otros”.

Misión de Leo: “A ti, Leo, te concedo la tarea de exhibir al mundo mi creación en todo su esplendor. Pero debes tener cuidado con el orgullo, y siempre recordar que es mi Creación, no la tuya. Si lo olvidas, serás despreciado por los hombres. Hay mucha alegría en tu trabajo; simplemente hazlo bien. Por eso, te concedo el don del honor”.

Misión de Virgo: “A ti, Virgo, te pido que realices un examen de todo lo que los hombres han hecho a mi creación. Debes observar con perspicacia los caminos que recorren y recordarles que sus errores me hacen sufrir. A través de tus ojos críticos, mi creación será vista y perfeccionada. Para que lo hagas así, te concedo el don de la pureza”.

Misión de Libra: “A ti, Libra, te concedo el honor de servir. Y para que puedas enseñar a los hombres sus deberes para consigo mismos y para con los demás, y para que también puedas aprender el arte de la cooperación, así como la habilidad de reflexionar sobre el otro lado de las cosas, te llevaré a donde haya discordia. Y por tus esfuerzos, te concederé el don del equilibrio”.

Misión de Escorpio: “A ti, Escorpio, te daré una tarea muy difícil. Tendrás la habilidad de conocer la mente de los hombres, pero no te daré permiso para hablar sobre lo que aprendas. A menudo te sentirás herido por lo que ves, y en tu dolor te volverás contra mí, olvidando que no soy Yo, sino la perversión de mi Idea, lo que te hace sufrir. Verás tanto del hombre como animal, que a menudo lucharás contra los instintos en ti mismo. Perderás el camino, pero cuando finalmente regreses, tendré para ti el don supremo de los fines y propósitos”.

Misión de Sagitario: “A ti, Sagitario, te pido que hagas reír a los hombres, porque entre las distorsiones de mi Idea, se vuelven amargos. A través de la risa, brindarás esperanza al hombre, y por ella dirigirás sus ojos nuevamente hacia mí. Por la libertad que les proporciono, vivirás muchas vidas, aunque sea por un momento; y en cada vida que alcances, conocerás la inquietud. A ti, Sagitario, te otorgo el don de la infinita gracia, para que puedas alcanzar lo suficiente hasta llegar a cada rincón donde haya oscuridad y llevar allí la luz.”

Misión de Capricornio: “A ti, Capricornio, quiero el sudor de tu frente, para que puedas enseñar a los hombres el valor del trabajo y la estructura de las cosas. Tu tarea no es fácil, ya que sentirás todo el trabajo de los hombres sobre tus hombros; pero lo soportarás valientemente. Por el peso de tu carga, te otorgo el don de la de ser obstinado y el don de la responsabilidad.”

Misión de Acuario: “A ti, Acuario, te doy el concepto de futuro, para que a través de ti el hombre pueda ver otras posibilidades. Tendrás soledad interior, ya que no te permito personalizar Mi amor en la individualidad; sino en lo colectivo. Para que puedas dirigir las miradas humanas hacia nuevas posibilidades, te otorgo el don de la libertad, para que libre puedas continuar sirviendo a la humanidad donde sea que estés.”

Misión de Piscis: “A ti, Piscis, te doy la tarea más difícil de todas: te pido que reúnas todas las tristezas de los hombres y las traigas de vuelta hacia mí. Tus lágrimas serán, en el fondo, mis lágrimas. Lo que tendrás que absorber son los efectos de las distorsiones que el hombre impone a mi Idea, pero te corresponde a ti llevarles compasión. Tu misión será apoyar y alentar a todos tus hermanos, haciéndoles creer que son capaces. Por esta tarea, Piscis, te otorgo el don más alto de todos: serás el único de mis doce hijos que sabrá comprenderme.”

Saludos,

 

María Elena Trujillo Hildebrand.

 

Comparte si te ha gustado

Sobre el autor del artículo María Elena Trujillo

Soy psicóloga, astróloga y coach. En el proceso e integrado varios enfoques lo cual me permite comprender ciertas experiencias de vida no frecuentes ni comunes para todos. Entiendo que hay diversas formas de ser y de estar en el mundo. Mi propósito es apoyarte y acompañarte en el proceso del descubrimiento de tí mismo, de aceptarte tal cual eres y mostrar cómo usar tus habilidades, capacidades y dones en tu propio beneficio. La meta es que logres conocerte más a tí mismo para desarrollar mayor coherencia, armonía, prosperidad, amor y agradecimiento por la vida.

Participa y deja tu comentario: