LAS FASES LUNARES

La Luna es un cuerpo de energía que probablemente se desprendió de la Tierra por lo que simboliza una parte rezagada de la energía terrestre, algo que no se integró completamente y que afecta el subconsciente de las personas. Por ello se hace necesario comprender esta energía  para asimilar en forma más armónica nuestras emociones ya la conexión que tenemos con la energía de nuestro planeta.

La Luna representa la madre, la nutrición, las cosechas, el cuerpo, las emociones, la memoria del pasado, los instintos, los hábitos y la intuición. Es imposible negar su importancia. Al ser un satélite de la Tierra, vivimos su reflejo y es necesario supeditar su simbolismo a la conciencia solar.

Actualmente existen tradiciones religiosas que suprimen la importancia de la Luna en el desarrollo del individuo y le adjudican un significado negativo, ya que el mecanismo lunar busca la satisfacción de las necesidades del cuerpo, a diferencia del Sol, que busca la evolución de la conciencia. Sin embargo, ningún ser humano puede evolucionar realmente si no integra el simbolismo de estos dos luminares en acciones concretas en su vida. Padre y madre son igualmente necesarios.

La Luna es a la Tierra lo que la Tierra es al Sol; forma parte de ella y de su energía.

LAS FASES DE LA LUNA

 Esta clasificación de 8 fases, tienen características muy particulares. De acuerdo a la fase de nacimiento, tu temperamento y mundo emocional presentará estas tendencias:

  1. Luna Nueva o novilunio: de 0º a 45º (1 de 8). Son personas a quienes se les dificulta diferenciar conscientemente qué quieren (Sol) de qué necesitan (Luna), por ello son espontáneos, impulsivos e instintivos. Las personas nacidas en esta fase poseen una alta capacidad de concentración, pero también son particularmente subjetivas y emotivas. Presentan una energía que surge del instinto y que las lleva a proyectar su personalidad en el mundo. Manifiestan apertura ante nuevas ideas y buscan desarrollarse y entender su naturaleza e identidad. Son curiosas y reactivas a los estímulos externos. Se convierten en seres independientes y autosuficientes a pesar de sus inseguridades y, aunque no saben bien cuál camino seguir, sueltan el pasado y deciden espontáneamente, dejando huellas de su personalidad en el ambiente que las rodea.
  2. Luna  Creciente: de 45º a 90º (2 de 8). Son personas que rompen con su pasado. Tienen fuerza para luchar y atraen situaciones donde enfrentan desafíos. Vienen a abrir caminos con objetivos que no están muy claros por el apego al pasado, al cual se atan para tener confort y seguridad. Las circunstancias de sus vidas las obligan a buscar la evolución y crecer. Luchan por su autoafirmación mediante la transformación de viejas pautas de conducta.Deben establecer contacto con los recursos del ambiente para tener más confianza y desarrollar sus talentos y habilidades.
  3. Luna de Cuarto creciente: de 90º a 135º (3 de 8). Son personas que vienen a construir nuevas estructuras que les permitan afrontar su realidad. Hay crisis de acción porque se presentan conflictos entre la necesidad, la emoción y la afirmación. Son mediadoras, pueden resolver problemas inesperados con rapidez. Buscan estar activas y crear bases sólidas para el futuro. Necesitan retos externos que pongan a prueba su fuerza de voluntad, razón por la cual su vida tiende a ser acelerada y muy cambiante.
  4. La Luna Gibosa: de 135º a 180º (4 de 8). Viven su desarrollo personal unido al progreso y la superación de obstáculos. Manifiestan una gran necesidad de entendimiento y comprensión. Tienen una mente aguda y analítica que intenta mejorar las condiciones de vida, perfeccionando las cosas. Son personas que mejoran el mundo, corrigiendo lo que otros han creado. Buscan un punto de anclaje a partir del cual pueden refinar o retocar aspectos del diario vivir, dejando de lado lo superfluo y lo que no funciona. Sin embargo, temen hacer cambios radicales y tener que volver al punto de partida.
  5. Luna Llena o plenilunio: de 180º a 225º (5 de 8). Son personas que destacan por su objetividad, extroversión y conciencia. En ocasiones tienen un gran idealismo que los lleva a desarrollar una mayor reflexión, el pensar antes de actuar. Simboliza la toma de conciencia, ya que implica haber completado una etapa de construcción personal y continuar el crecimiento. Representa la culminación y realización perfecta en el plano real y objetivo. En general, son personas que crecen a través de las relaciones interpersonales y puede ser difícil para ellos mantener relaciones que los obliguen a la dependencia.
  6. Luna Diseminativa: de 225º a 270º (6 de 8). Vienen con mucha necesidad de transmitir experiencias y conocimientos. Buscan profesiones o actividades que les permitan enseñar y/o comunicar sus experiencias acumuladas. Necesitan estar rodeadas de otras personas y sufren cuando no son escuchadas o sus palabras no son consideradas. Deben aprender a no asumir responsabilidad por las reacciones de los demás. El compartir es de suma importancia en su vida. En esta fase existe el riesgo de caer en fanatismos.
  7. Luna de Cuarto menguante: de 270º a 315º (7 de 8). Representa el final de la abundancia. Gente que le da la espalda a lo antiguo y se orienta hacia lo nuevo. A pesar de los miedos y la dificultad para soltar lo viejo, encuentran un nuevo proyecto que construyen para poner en práctica. Simboliza una crisis de conciencia que lleva a un cuestionamiento de  valores para consolidar un nuevo y sólido sistema de creencias. Necesitan la ayuda y compañía de otras personas, quienes se beneficiarán de trabajar a través del cambio para dar paso a un nuevo comienzo.
  8. La Luna menguante o balsámica: de 315º a 360º (8 de 8, última fase). Los que nacen en este período vienen a cerrar ciclos. Se sienten en la necesidad de estar consigo mismos porque se perciben como un puente entre el pasado y el futuro. Son personas que sacrifican el yo por un ideal y por el progreso. Tienen la misión de equilibrar su vida emocional, terminan sus relaciones en forma armónica y resolver conflictos con personas y situaciones. Deben proponerse objetivos cortos en su vida diaria, eliminando lo innecesario. Completar algo y dejarlo ir es su misión. Los nacidos durante esta fase son gente que lleva en su interior la experiencia de todo el ciclo lunar.

 

FUENTE: Libro “El Cosmos Interior” de María Elena Trujillo H.

Sobre el autor del artículo María Elena Trujillo

Soy psicóloga, astróloga y coach. En el proceso e integrado varios enfoques lo cual me permite comprender ciertas experiencias de vida no frecuentes ni comunes para todos. Entiendo que hay diversas formas de ser y de estar en el mundo. Mi propósito es apoyarte y acompañarte en el proceso del descubrimiento de tí mismo, de aceptarte tal cual eres y mostrar cómo usar tus habilidades, capacidades y dones en tu propio beneficio. La meta es que logres conocerte más a tí mismo para desarrollar mayor coherencia, armonía, prosperidad, amor y agradecimiento por la vida.

Participa y deja tu comentario: